19 junio, 2024
soporte-vital-basico-guia-completa-medilife

El soporte vital básico (SVB), también conocido como reanimación cardiopulmonar básica (RCPB), es un conjunto de maniobras que se realizan para mantener con vida a una persona que ha sufrido un paro cardiorespiratorio (PCR).

Esta situación de emergencia ocurre cuando el corazón deja de latir y la respiración se detiene, lo que priva al organismo de oxígeno y otros nutrientes vitales.

Actuar de forma rápida y efectiva en los primeros minutos tras un PCR es crucial para aumentar las posibilidades de supervivencia del paciente.

El SVB puede ser realizado por cualquier persona, incluso sin formación médica previa, ya que no requiere de material específico.

En este artículo, profundizaremos en el concepto de soporte vital básico, describiendo sus objetivos, pasos a seguir y la importancia de su aplicación oportuna.

¿Qué es el Soporte vital básico?

soporte-vital-basico-avanzado-rcp-desa-medilife

El soporte vital básico consiste en una serie de acciones sencillas que cualquier persona puede aprender y realizar para asistir a alguien que ha sufrido una parada cardiorrespiratoria.

Incluye:

  • Reconocimiento de la situación de emergencia
  • Activación del sistema de emergencias médicas
  • Reanimación cardiopulmonar (RCP)
  • Desfibrilación precoz con un desfibrilador externo automático (DEA)

Estas maniobras buscan mantener oxigenada la sangre y preservar las funciones vitales hasta que llegue la ayuda médica especializada.

El SVB es la piedra angular para salvar vidas en situaciones de emergencia.

Importancia del soporte vital básico

Cada año, miles de personas sufren paradas cardiorrespiratorias fuera del ámbito hospitalario.

Lamentablemente, la supervivencia en estos casos es baja, en gran parte debido a la falta de conocimiento sobre cómo actuar.

Sin embargo, estudios demuestran que la aplicación inmediata de RCP y desfibrilación puede aumentar significativamente las posibilidades de supervivencia.

Algunos datos relevantes sobre la importancia del SVB:

  • Cada minuto que pasa sin RCP y desfibrilación, las posibilidades de supervivencia disminuyen entre un 7-10%.
  • Aplicar RCP de inmediato puede duplicar o triplicar las posibilidades de supervivencia en caso de parada cardíaca.
  • La desfibrilación precoz, en los primeros 3-5 minutos, puede aumentar la supervivencia hasta un 50-70%.

Estos datos ponen de manifiesto la importancia crítica de que la población general esté formada en SVB.

Cuantas más personas sepan actuar correctamente en caso de emergencia, más vidas se podrán salvar.

Objetivos del soporte vital básico

Los principales objetivos del SVB son:

Mantener la oxigenación cerebral:

El cerebro es el órgano más sensible a la falta de oxígeno. El SVB busca proporcionar un flujo sanguíneo mínimo al cerebro para evitar daños neurológicos irreversibles.

Preservar la función cardíaca:

Las compresiones torácicas ayudan a mantener la circulación sanguínea y el suministro de oxígeno a los diferentes órganos del cuerpo.

Facilitar la reanudación espontánea de la respiración y el latido cardíaco:

El SVB puede ayudar a mantener la viabilidad del paciente hasta que llegue la ayuda médica especializada y se puedan aplicar medidas más avanzadas de reanimación.

Pasos del Soporte vital básico

Para proporcionar soporte vital básico de manera efectiva, es fundamental seguir una secuencia de pasos organizada y sistemática.

Aquí detallamos el proceso:

1. Evaluación del escenario y seguridad

Antes de realizar cualquier intervención, asegúrate de que el entorno es seguro tanto para ti como para la víctima.

Retira cualquier peligro potencial del área para evitar más accidentes.

2. Comprobar la respuesta de la víctima

  • Habla a la víctima: Pregunta en voz alta si está bien.
  • Tócale suavemente: Si no hay respuesta verbal, agita suavemente a la persona por los hombros.

3. Activación del sistema de emergencias

Si la persona no responde:

  • Llama al número de emergencias local (por ejemplo, 112).
  • Si hay otras personas presentes, pide a alguien más que llame mientras tú inicias el SVB.

4. Comprobar la respiración

  • Abra la vía aérea: Inclina la cabeza hacia atrás y levanta la barbilla.
  • Mira, escucha y siente: Observa si hay movimientos respiratorios, escucha por sonidos de respiración y siente el aire en tu mejilla.

5. Iniciar las compresiones torácicas

Si la víctima no respira o solo jadea:

  • Posición de las manos: Coloca el talón de una mano en el centro del pecho, coloca la otra mano encima y entrelaza los dedos.
  • Compresiones: Realiza compresiones firmes y rápidas a un ritmo de 100-120 por minuto. Presiona el pecho al menos 5 cm pero no más de 6 cm.

6. Realizar ventilaciones de rescate

Si estás capacitado para hacerlo:

  • Respiración boca a boca: Después de 30 compresiones, abre la vía aérea de nuevo y proporciona 2 ventilaciones de rescate. Asegúrate de que el pecho se eleve con cada ventilación.

7. Uso del desfibrilador externo automático (DEA)

Si hay un DEA disponible:

  • Encender el DEA: Sigue las instrucciones que el dispositivo te proporciona.
  • Colocar los parches: Coloca los parches en el pecho desnudo de la víctima como se indica.
  • Análisis del ritmo cardíaco: El DEA analizará el ritmo cardíaco y te indicará si es necesario aplicar una descarga eléctrica.

8. Continuar con el ciclo

Sigue realizando ciclos de 30 compresiones y 2 ventilaciones hasta que llegue ayuda avanzada o la persona recupere la conciencia y comience a respirar normalmente.

Conclusión

El soporte vital básico es una habilidad esencial que puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte en situaciones de emergencia.

Gracias a las maniobras de RCP y desfibrilación precoz, cualquier persona formada puede convertirse en un héroe anónimo, salvando vidas mientras llega la ayuda médica especializada.

Por ello, es fundamental que la población general reciba formación en SVB. Los cursos, talleres y recursos disponibles permiten adquirir estas habilidades de forma sencilla y accesible.

Cada persona que aprende SVB se convierte en un eslabón más fuerte en la cadena de supervivencia, contribuyendo a crear una sociedad más segura y resiliente ante emergencias médicas.

No esperes a que ocurra una tragedia para aprender SVB.

Infórmate sobre las opciones de formación que realizamos en Medilife y adquiere estas habilidades vitales.

Tú también puedes ser la diferencia entre la vida y la muerte de alguien.

Aprende SVB, ¡y salva vidas!